2018, la ofensiva contra la partidocracia

2018-la-ofensiva-contra-la-partidocracia.jpg

 

La etapa previa a las campañas electorales para las aspiraciones por medio de candidaturas independientes ha empezado, y con ella, decenas de aspirantes a candidatos independientes a lo largo y ancho de todo el país han iniciado la fase de recolección de firmas para llegar a hacer realidad sus candidaturas. Dentro de estas aspiraciones están el séquito de perfiles que impulsan Wikipolítica y Ahora, así como la ruta presidencial de la vocera del Consejo Indígena de Gobierno del Congreso Nacional Indígena,  entre otras.

¿Por qué hace foco en El CNI, Wikipolítica y Ahora? Porque lejos de las ocurrencias y el peor es nada de personajes reciclados como Armando Ríos Piter (ex senador del PRD), Margarita Zavala (ex diputada plurinominal del PAN)  o el Bronco (ex presidente municipal por el PRI) estas tres organizaciones representan una forma distinta de hacer política lejos de los partidos y desde lo colectivo, la comunidad y el espacio local. Porque a diferencia de los políticos de carrera antes mencionados quienes integran estas 3 organizaciones nunca han tenido militancia partidista.

Además de ser integradas por personas sin militancia partidista colectividades como la del CNI, Wikipolítica y Ahora están mucho más cercanos a la calle pues padecen junto las personas de a pie la necesidad de retomar las calles para hablar de política, un concepto que al igual que la dañada idea de la democracia, urge resignificar y redignificar por el bien de la mayoría, pero sobre todo para no olvidar a las minorías.

Para lograr dar la batalla el año que viene primero tanto la aspirante a candidata presidencial Marichuy, como el aspirante a candidato al Senado, Pedro Kumamoto, o la aspirante a candidata a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México, Lucia Riojas, del CNI, Wikipolítica y Ahora respectivamente, necesitan juntar miles y miles de firmas. Sin embargo un primer y muy importante escalón ha sido ya superado, la idea de la derrota anticipada ha quedado desterrada ya del horizonte de estas agrupaciones, así,  va llegando el momento de transformar la indignación en alegría.

En primer lugar la aspirante a candidata del Consejo Nacional Indígena “Marichuy” necesita más de 850 mil firmas de todo el país para lograr estar en la boleta. Cosa que se antoja casi imposible no sólo por el plazo que tiene para lograrlo, sino también por la complejidad y la diversidad del territorio mexicano así como el requisito de ley que obliga a recibir los apoyos ciudadanos de al menos 17 estados de la república que sumen al menos el 1% del total de la lista nominal en cada una de estas entidades. Al día de hoy la aspirante indígena lleva 12,379 apoyos recabados.

Por su parte el aspirante a candidato independiente al Senado de la República de Wikipolítica, Pedro Kumamoto, tiene como meta reunir un poco más de 115 mil firmas distribuidas en por lo menos la mitad de los distritos de Jalisco lo  cual debe de ser equivalente al aval de al menos el 2% de la lista nominal en cada uno. De igual forma, los compañeros de Kumamoto: Cornejo, Montaño y Vale necesitan alrededor de 6mil firmas cada cual por parte de la gente de los distritos federales a los que aspiran a representar. Hasta ahora “los wikis” llevan un agregado de más de 15 mil firmas. Más de 12 mil en el proceso hacia el senado y más de mil en cada aspiración a la Cámara de Diputados

Por último, en el caso de la representante de Ahora, Lucia Riojas, que aspira a ser candidata independiente a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México necesitará recabar más de 74 mil firmas en por lo menos 35 por ciento de las delegaciones. Resulta llamativo como en la capital el umbral para lograr el registro de la candidatura es sustancialmente más bajo que en el resto de las aspiraciones presidenciales, senatoriales y de diputaciones federales.

De esta manera se puede vislumbrar, que al margen del futuro éxito o fracaso de estas aspiraciones, ya se han empezado a desplegar avalanchas de brigadistas por todo el país con la ilusión de sacar la política de los edificios vacios y las corbatas, a la calle. En el acto de abordar a perfectos extraños para hablar más que de firmas, de dolores comunes, necesidades y deseos, encontramos un poco de la esperanza que nos han robado los partidos de siempre, pues en la risa de conocer gente nueva y de reconocernos acompañados en medio de desconocidos es que encontramos la forma y la fuerza para construir un nuevo horizonte.

Así que cuando les digan que las candidaturas independientes y las agendas colectivas que se articulan a través de ellas encarnan la privatización de la política más vale poner atención desde qué partido se dice esto, porque si de bases y consultas se trata, estas iniciativas tienen mucho más raíz que los partidos del régimen del 2000, los cuales designan, como todos sabemos, a sus candidatos siempre a través de acuerdos cupulares.

@JuanYvesPalomar

 

 

 

 

Facebook Twitter Instagram YouTube