Carta a José Antonio Meade | Politify

Facebook Twitter Instagram YouTube

Carta a José Antonio Meade

Carta a Jose Antonio Meade

Le escribo una carta porque me gustaría que supiera algunas cosas, Sr. Meade. Recuerdo muy bien que una vez, en entrevista con Adela Micha, usted descartaba tener interés en ser candidato presidencial. Durante una hora, decía que su único llamamiento era ser el mejor Secretario de Desarrollo Social. Mire qué vueltas da la vida.

 

Le cuento que el año pasado caminé junto con una amiga las calles de Chimalistac para que me mostrara el barrio, porque era muy bonito. El tamaño de las residencias me sorprendió. Ella rentaba una pequeña habitación ahí cerca, en Copilco Universidad, porque siendo estudiante de biología, jamás podría pagarse algo en Chimalistac. Ella pagaba 4800 pesos al mes. Luego me enteré en las noticias de que usted vive en ese barrio. No sé en qué parte de Chimalistac viva usted y tampoco sé qué tan grande sea su casa, me imagino que no lo querría revelar porque la inseguridad está muy fuerte hoy en día. Es una pena. De seguro tiene usted una casa preciosa.

 

Me imagino que cuando dice que agarra el metro para ir a ver al presidente, se refiere a la estación Miguel Ángel de Quevedo. Yo también lo he tomado ahí, cerquita del cine. Lo he tomado para ir y venir de las librerías que hay por la zona. Yo vivo en Guadalajara, pero me gusta ir allá cuando voy a visitar la Ciudad de México. Es una lástima que nunca hayamos cruzado camino. Me hubiera gustado preguntarle esto: ¿Qué se siente vivir tan bien que subirse al metro se convierte en un acto de valentía y distinción?

 


Foto del hermoso barrio de Chimalistac, patrimonio cultural de la Ciudad de México. José Antonio Meade vive en una residencia en este barrio al sur de la Ciudad de México. Fuente: Revista Mira

 

En algo nos parecemos: yo también estudié en la universidad pública. No he hecho una maestría en el extranjero, como usted, y tal vez por eso recuerdo con mucho cariño mi alma mater, la Universidad de Guadalajara. Por eso también me gustaría saber qué sintió cuando despetrolizaron las finanzas del país y se redujo el presupuesto para educación pública. De seguro no sintió tanta tristeza como yo porque el presupuesto de su alma mater, la UNAM, creció 0.5%, pero créame que en el resto de las universidades públicas sí se resintió mucho. Me confunde que usted haya dicho que subió el precio de la gasolina para no recortar el gasto de educación, y terminara pasando justamente eso. En serio, me preocupa.


Estudiantes buscándose en las listas de admisión de la Universidad de Guadalajara. Fuente: Unión Jalisco

Me preocupa porque yo estudié negocios internacionales. Sé que usted es un experto de la economía, pero hay muchos que también entendemos de qué va la cosa. Me preocupa que usted entienda de variables económicas y temas hacendarios, y que al final del día, haya pasado lo opuesto de lo que usted dijo. Sin embargo, me alegra mucho saber que en todo México hay académicos, maestros y expertos en economía que también saben muy bien qué está pasando. Varios advierten que la economía mexicana no es tan sólida como desde su gobierno dicen. Me alegra mucho esto porque sería muy peligroso que fuera usted, como nos dice en sus anuncios de TV, la única persona que entiende qué está pasando con la pobreza y la economía. En fin, confío en que sabrá admitir cuando usted se equivoca. ¿No?

 

Por último, como usted estudió en Estados Unidos, me imagino que tomará en serio las opiniones del gobierno de allá. En Jalisco somos el tercer lugar nacional en desapariciones. Usted trabajó en la Secretaría de Hacienda. El Departamento del Tesoro de EE.UU. señaló a 294 empresas en México, varias de por acá, que operan con dinero ilegal. Como usted tuvo a su cargo la Unidad de Inteligencia Financiera de Hacienda, quería pedirle que dentro de su agenda, se reúna pronto con familias de desaparecidos para explicarles por qué el dinero de quienes asesinaron a sus familiares sigue seguro en el sistema bancario mexicano. Acá en Jalisco eso es un problema serio. Muchas familias se lo agradecerán.

 

Por lo que lo he escuchado decir, creo que usted todavía tiene oportunidad de explicarnos el porqué de todas estas cosas. Sé que anda de gira por todo el país, pero si algún día nos cruzamos en Miguel Ángel de Quevedo, me gustaría charlar con usted. Por lo pronto, le dejo esta carta.

 

Rodrigo Cornejo.

*Politify