De Dragas y tradiciones

dragas-y-tradiciones

La encontré, me encontró. Se dirigía hacia mí vestida con largos trapos que tapaban hasta lo que en ese momento suponía eran sus tobillos. Pasos que alargaban sus movimientos y que aventaban su cuerpo hacia delate como si de una gran jirafa se tratara.

 -¡Eso no es humano! Pensé dentro de mí-

Probablemente el rayo de sol que partía sobre su espalda no me dejo reconocerla hasta que se encontraba cerca. Definitivamente esos largos trapos eran un vestido cubriendo un tumulto de huesos ¿Una mujer? ¿Un personaje?

A través del pensamiento me explicó que no era ninguna de las dos y que, cuando lo era, sólo dependía del artista que la creara. Se presentó, me dijo que todas las culturas la conocían, simplemente que la representaban distinto y con diferente significado. Me externa que lleva 17 años presentándose con esa forma en un concurso no muy lejos de aquí, y que sabe no era muy conocida por mi cultura años atrás.

Lady Mary. –Expresó mientras esbozaba una ligera sonrisa.

Recelosa de mi posición bajo el Zalate, en el cual me encontraba, me observó con la mirada de alguien que espera ser invitada a entrar, entendí su mirada y la invité esperando tomara un poco de lo que aquella sombra me brindaba. Con la amabilidad y la chispa juguetona que representaba comenzó a platicar conmigo, a responderme con más detalle las preguntas que me había hecho yo mismo.

Soy una Catrina Draga o una Drag Queen, la persona que me presta su cuerpo y que me hizo arte es un hombre (Carlos Gallardo). Algunas de nosotras lo somos. Dentro de la percepción artística de tu mundo hemos estado aquí desde generaciones atrás, en muchas culturas, la japonesa nos representa a través del teatro kabuki, varias obras de ballet clásico nos muestran como sus personajes, y hoy estoy aquí como cada año celebrando con ustedes el “Día de muertos” una tradición que, aparte de celebrar a nuestros seres queridos nos permite a nosotras y a todas aquellas personas que desean, expresar de ésta manera su verdadero sentir.

Fue en ese momento que quise comprender algo que en mis tierras no era muy visto, muchas preguntas pasaron por mi mente en aquel momento, bajo aquel gran árbol. Con la misma fugacidad que llegó se fue, y mientras la veía partir respondió mis propias interrogantes

No te preocupes, saben que estamos aquí, ésta es una de nuestras maneras de expresarnos y mostrarnos a la comunidad. –Me dijo mientras se retiraba.

Por: Alberto Palencia "Chico Pueblerino"

*Politify

Facebook Twitter Instagram YouTube