La fuerza está en nosotros | Politify

Facebook Twitter Instagram YouTube

La fuerza está en nosotros

Es común que durante las campañas escuchemos cómo los jóvenes somos prioridad, y cómo nos van a favorecer los candidatos en caso de gana, pero ¿realmente somos la prioridad? La realidad, lamentablemente, es otra. Encontrar un espacio digno para participar políticamente es muy difícil, a veces imposible. Muchos políticos creen que nos abren las puertas dejándonos cargar sus portafolios y llevándoles sus cafés; muchos jóvenes aspiran, penosamente, a cumplir ese rol para iniciar su "carrera política". A la hora de tomar decisiones, a la hora de la "verdad", sus opiniones no son ni tomadas en cuenta.

Los grupos juveniles de los partidos políticos difícilmente nos enseñan a pensar diferente, a luchar por las causas que defendemos, a hacer una diferencia. Lamentablemente, las escuelas de cuadros se han convertido en lugares donde se aprende de corrupción, ambición y "operación" electoral; las "materias" abarcan todo lo que no se debería hacer en la política. No en la política que merecemos, ni en la que queremos. En estos grupos se van perdiendo los principios de a poco, se va laxando la conciencia y, por ascender, se va cayendo en las prácticas por las se decidió entrar a la política.

Para poder cambiar lo que está mal en la política mexicana, hay que cambiar las formas de hacer las cosas. Hay que terminar con el gusto por el dinero, el tráfico de influencias, la corrupción, la ambición; tenemos que dejar de creer que no es posible hacer de la política un oficio digno, honesto y ético. Necesitamos ser ejemplo de que eso es posible. De que la academia y la ciencia no están peleadas con la política. Hay que mejorar la democracia haciendo más democracia. La única forma en que las cosas cambien, es metiéndonos al ruedo y no ser parte de esas cosas que tanto hemos criticado. Podemos ser la generación que acabe con todos estos vicios, y malas prácticas.

Estas elecciones mostraron cómo a los jóvenes cada vez nos es más difícil identificarnos con los partidos políticos y su forma de hacer política. Estamos hartos de los mismos discursos y las mismas acciones. No queremos ser parte de eso, queremos un cambio. Si no encontramos espacio en lo que existe, hay que buscarlo en la sociedad civil para poder incidir. Para que nuestras ideas sean tomadas en cuentas. Para que nuestros proyectos puedan realizarse. Si los partidos políticos nos fallaron y dejaron el espacio de la participación vacío, hay que llenarlo. Ya vimos que cuando la sociedad civil se une, nada la separa ni la detiene.

Que nuestros ideales no se queden cortos de acción. Que nuestros principios no se vean frenados por la ambición. Vale más la pena perder, que perdernos en el camino de la corrupción y del poder por el poder. Nosotros tenemos que ser lo que le exigimos a nuestros representantes. Nosotros debemos comportarnos como les reprochamos que no se comportaron. Nosotros tenemos que voltear a ver las injusticias de las que hacen ojo ciego y nos indignan tanto. Que nuestro activismo no acabe con un tweet o una publicación de Facebook, busquemos espacios para mejorar las cosas.

Vayamos más allá de partidos políticos, de las filias y las fobias. Hay que unirnos para luchar por causas justas y nobles. Hay que unirnos para sumar nuestras voces contra las injusticias que diariamente pasan en nuestro país. Hay que unirnos para que no decidan por nosotros, para que no estemos destinados a vivir un futuro que no queremos ni merecemos. Hay que unirnos para exigir, pero también para proponer.

Tengo la certeza de que los jóvenes somos el motor que va a sacar a este país adelante, en nosotros está la fuerza que se necesita para construir el México que merecemos. Qué no se nos olvide, no somos el futuro, somos el presente y tenemos mucho por hacer.

*Politify