Prevención Cultural:  #GanarLaPaz | Politify

Facebook Twitter Instagram YouTube

Prevención Cultural:  #GanarLaPaz

prevencion-cultural-ganar-La-Paz

La entrada de las fuerzas de la Armada de México, como vigilantes de la seguridad de Baja California Sur desde esta madrugada, es una medida que el gobernador del estado ha tomado como ultimátum, pues ya “no existen” muchos recursos que puedan utilizar para combatir la ola de violencia (que más parece tsunami), desatada desde el anterior mandato, el del gobernador Marcos Covarrubias, y que ahora es infrenable.

 La sociedad ha perdido la cuenta de cuántos asesinatos ha habido desde el 2014 hasta la fecha; en una población tan pequeña como es la de este estado, tantos muertos nos muestran que más personas de las que podíamos imaginar están involucradas en la venta, distribución y consumo de drogas. Estos dos últimos gobiernos han “combatido” la violencia generada por el narcotráfico con recetas paliativas, y cuando el dolor es muy sentido por la sociedad recurren a métodos más violentos, pero “combatir”  con más medicina genera aún más violencia, es un hecho comprobado.

Es común escuchar a personajes políticos cómo le atañe la violencia a la llegada de personas no oriundas del estado. Enunciados fascistas y carentes de conciencia histórica, pues Sudcalifornia es un estado poblado gracias a la migración constante. También han olvidado la “prevención” como método.

Así como existe la medicina preventiva en la Secretaria de Salud, en el Instituto Sudcaliforniano de Cultura y en la dirección de Cultura Municipal de la Cd. De La Paz, deberían existir espacios reales para la “cultura preventiva”. Los pocos espacios de talleres PREDEL, carecen de continuidad, no cuentan con espacios y talleristas permanentes, y sin esto cualquier programa resulta sólo un producto de la demagogia y de la presunción de la clase gobernante para pretender que hacen algo.

 La realidad es que el estado de Baja California Sur sigue siendo el único estado que carece de una institución dedicada a la enseñanza de las artes de nivel medio-superior; la escuela de música, la casa de la cultura y el centro municipal de las artes no tienen maestros profesionales o capacitados con plazas permanentes.

No existen:

- orquesta sinfónica profesional.
- compañía de teatro.
- compañía de danza.
- casas o centros culturales para colonias, donde existan profesores contratados con plaza.

No existen porque gran parte del presupuesto de egresos del estado (la bolsa que se junta con nuestros impuestos) que hay (cada vez más reducido) se va a la burocracia cultural.

El concepto de escuela de música del estado es un mito, le realidad es que básicamente es la escuela de música de la ciudad, misma que se ha mantenido académicamente estancada durante más de dos decadas, y donde se han olvidado incluir a escuelas de otros municipios, pues no ha habido recursos, metodologías, ni interés por contemplar dentro de los presupuestos, capacitaciones, y paridades de planes de estudio con las escuelas de Ciudad Constitución, ni en su tiempo a la hoy penosamente inexistente escuela de música de Guerrero Negro.

Entre los diversos mitos que siguen rondando a esta institución cultural de mayor tradición en el estado, se encuentra la acreditación de sus estudios como carrera técnica, esto no es verdadero, para ello la mayor parte de maestros de la misma tendrían que tener grado de estudios superiores, cosa que no sucede. La escuela de música es y seguirá siendo, hasta que decidan contratar a los ya artistas profesionales existentes en el estado, una institución de iniciación musical (y no por eso menos valiosa).

Actualmente la orquesta juvenil cuenta por primera vez en 17 años con un músico profesional como director, es flautista egresado de la UNAM, originario de La Paz, quien ha elevado el nivel de esta orquesta en muy poco tiempo, comprobando el buen desempeño de la misma en el Festival Sinfónico. Su premio ha sido el mismo que hemos enfrentado durante mucho tiempo la mayor parte de los actores culturales de este estado.

El retraso de su pago, mismo que fue regateado por las instancias culturales por “falta de recursos”, y el premio de los chicos (miembros de la orquesta) fue un recorte  del 50% del presupuesto de sus becas que con muchas negociaciones han venido ganando para obtener una beca mensual de $1000 MN.

 En tiempos de violencia necesitamos paz, y para ello buscamos invertir en todo lo que nos mantenga cerca de ella, el arte no es sólo un medio, es una necesidad social.

Erradicar la violencia en nuestro estado, tiene que empezar por dejar el discurso combativo, y confiar que no necesitamos más métodos agresivos, ni más fuerzas armadas, leyes de desarrollo cultural fallidas como la que se aprobó en el legislativo del estado y que rechazó el ejecutivo en los pasados meses. Es necesario ofrecer y recuperar espacios continuos donde las diversas generaciones tengan acceso a una educación integral, y que toda la población tenga las mismas oportunidades físicas, económicas, académicas y reales de ingresar a la enseñanza media-superior y posteriormente a un trabajo mejor remunerado. Venciendo la falta de igualdad de oportunidades que genera tanto resentimiento social.

Necesitamos que la empatía sea el motor que nos mueva y los valores que generan las artes en una sociedad educada sean la prevención cultural que tanto necesita nuestro estado.

Por: Fernanda del Peón, Maestra en interpretación e investigación musical

*Politify