Dame la pussy, no la mano | Politify

Facebook Twitter Instagram YouTube

Dame la pussy, no la mano

Donald Trump no quiso darle la mano a Angela Merkel, al parecer la líder alemana no es un 10 como a él le gustan.
Noticias

En la reciente visita de la canciller Angela Merkel a Estados Unidos, el primer presidente naranja-americano no quiso saludarla con sus diminutas manos. Cuando Donald saluda a hombres, los agarra como si quisiera arrancarles el brazo, o los sujeta por demasiado tiempo, mientras que a las mujeres prefiere agarrarlas de otro lado. Por otro parte, Merkel confesó haberse leído una Playboy de 1990 en preparación al encuentro, para tener pistas sobre la personalidad Trump (no es broma).

Donald Trump no se puede decidir si le gusta saludar de mano o no. Alguna vez escribió en un libro que saludar así le parecía detestable, argumentando que sería mejor inclinarse como lo hacen los japoneses.             

El ministro alemán de la cancillería, Peter Altmaier, pidió “no sobreinterpretar” el que Trump haya rechazado la invitación a darse la mano frente a las cámaras, ya que los líderes tuvieron un encuentro amistoso. Acto seguido, Trump corrió al twitter a reclamarle a Alemania lo que según él le deben a la OTAN y a EE.UU. por sus gastos de defensa. A lo que Ursula von der Leyen, ministra de defensa de Alemania, respondió asegurando que Alemania no debe nada a la OTAN. Seguramente Donald cree que con eso la gente se olvidará de los 100 millones de dólares que desapareció en 2005 para evadir impuestos.

 

*Politify